19 de junio de 2017

Conmigo estás a salvo


Conmigo esta noche estás a salvo;
sé cómo hay que entrar en el silencio,
cómo salir de un mal sueño.
Conozco las dudas y la impaciencia por el día venidero,
sé distinguir la luz mínima del alba
que anuncia el fin del descanso,
el comienzo del cuerpo a cuerpo.
De todos los sonidos te daré detalles, sus motivos y procedencia.
De algunas sombras podré hablarte como si fueran mías.
Confía en mi larga experiencia con la soledad, aunque no lo parezca, tampoco a ella le gusta estar con nosotros.
Puedes acercarte, soy capaz de adaptar mi forma a tu cuerpo.
Me levanto a por agua cuando sospecho la sed.
Soy silencioso cuando me marcho.
Soy capaz de beber de tus labios sin despertarte.

Juan Leyva